“La paradoja del arte radica en que primero
tienes que aprender su disciplina y luego
olvidarte completamente de ella.
Aprende durante años la técnica del artista....
y luego pasa años olvidándolo todo....
y durante ese tiempo medita y haz otras cosas:
escribe, cocina, corta leña, conéctacte
con la naturaleza... fórmate.

Cuando el conocimiento haya pasado a ser parte
de tu sangre, de tus huesos y de tu médula....
Serás un artista.”




sábado, 27 de noviembre de 2010